Cuando Wally anunció su serie WallyCento, los compradores de superyates la tomaron muy en cuenta. Estos usuarios, incluyendo antiguos clientes de Wally, demostraron un gran interés por competir contra barcos muy competitivos, al mismo tiempo de poder disfrutar del lujo que ofrece un yate de crucero.

La serie WallyCento resultó de estas sugerencias, la cúspide de un conjunto de requisitos bastante complejos llevado a cabo por los principales diseñadores, ingenieros y constructores del planeta.

WallyCento se concibe en torno a la “Box Rule” de Wally, con parámetros específicos para la eslora, manga y desplazamiento, con el fin de obtener el mejor rendimiento. Wally determina este reglamento en una eslora que oscila de 98’4 ” a 99’10”, ofreciendo la mayor comodidad y maniobrabilidad en regata. En cuanto a la manga, el rango es de 21’3″ a 23’6″. Asimismo, el desplazamiento va de 45 a 50 toneladas, con un calado que se mantiene entre aproximadamente 15 y 20 pies (4,5 y 6,2 metros), dependiendo de si el yate emplea una quilla fija o una retráctil.

En total, la serie WallyCento permite a los propietarios competir en el circuito de Wally Class y regatas de IRC, además de las regatas locales. La primera unidad se concibió en Alemania en la sede de Judel & Vroljik donde se creó toda su arquitectura naval.

PALMAVELA 2013J&V con experiencia en el diseño del vencedor de la Copa America, Alinghi, se encargó de dar forma a este impresionante velero de regatas. Junto con J&V estuvo STRUCTeam, especialistas para el diseño estructural y la ingeniería.

Los ingenieros determinaron que lo que debería llevar el WallyCento es una quilla retráctil, con un calado máximo de 20 pies, y un desplazamiento de 50 toneladas, una combinación que se adapta mejor a este tipo de megayates, sobre todo en rumbo de ceñida. Judel / Vrolijk & Co también decidió darle una forma al casco muy similar a la de uno de sus diseños anteriores, un mini-maxi de 72 pies llamado Ran.

El doble enfoque, de la competición y del paseo, resultó ser un reto apasionante para Design Unlimited ya que el propietario quería que fuera lo suficientemente sencillo para competir, al igual que acogedor a la hora de estar en familia. Todo esto también significaba que el interior del megayate tenía que ser muy ligero.

La regla de Wally requiere un interior con un mínimo del 54% del volumen total del interior del casco. Los camarotes tradicionales estaban compuestos por una cabina principal, dos de invitados, además de una cabina para la tripulación. Las comodidades comprendían de aire acondicionado, entretenimiento y una cocina profesional. Teniendo en mente el peso, se hicieron copias de las chapas con paneles de aluminio de nido de abeja o con fibra de carbono.

El desafío era grande, sin embargo, el barco tenía que estar fabricado en tan sólo nueve meses, ya que el propietario estaba comprometido a participar en varias regatas.

El interior está fabricado en paneles de madera de nogal negro mezclado con lino, terciopelo, cuero y gamuza. Los muebles se construyeron de manera similar para ahorrar peso con madera de Senwood, una madera japonesa muy utilizada en los barcos occidentales.

La construcción del WallyCento fue en Green Marine gracias a la experiencia en la fabricación de barcos de regata, lo que supuso un éxito total a la hora de llegar a tiempo en la construcción del barco. Sin duda el WallyCento puede presumir de ser uno de los veleros más rápidos y avanzados del mundo.