El alquiler de barcos es ahora más accesible que nunca, gracias a una creciente variedad de modelos con precios cada vez más bajos. Sin embargo, en el mundo del lujo y la sofisticación los límites son continuamente trasgredidos. Digamos, hipotéticamente, que te encuentras en la difícil situación de no saber si comprar un yate de lujo o una isla privada: bueno, existen algunas soluciones sorprendentes

WALLY//WHY

¿Qué pasaría si tienes el clásico astillero de Mónaco junto con un una empresa pionera parisina y les dejas fabricar un modelo lleno de diseño? Aquí está la respuesta, el prototipo WHY, diseñado por WALLY y por la marca de moda Hermés. Este espectacular vessel que posee 58 metros de eslora no destaca por su longitud pero sí por tener una manga de 38 metros que lo hace ser uno de los más amplios. La idea que impulsó estas medidas fue definitivamente el espacio, la luminosidad y una estabilidad que produce la sensación de estar en tierra mientras navegas. Si no fuera por las monumentales ventanas y una amplia cubierta pensarías que te encuentras en una isla privada.

La cubierta envuelve la totalidad del buque en el nivel superior y se complementa con un nivel inferior de 35 metros de amplitud que facilita el acceso al mar desde el barco y que estabiliza la embarcación incluso en condiciones de mar algo revueltas. Esto permite que una tripulación de 20 personas pueda disfrutar siempre de un baño tranquilo y relajado, tal y como si tuviera una isla particular.

WHY from WALLY and Hermés

WHY de WALLY y de Hermés

WHY no solo está liderando un nuevo modo de hacer en el mundo de los yates de lujo, sino que además presume de ser sostenible y eficiente. Gran parte de la cubierta contiene paneles solares que proporcionan energía a los motores diésel del barco. Ello hace que el yate WALLY pueda alcanzar la friolera de 12.000 millas náuticas con una velocidad de crucero de 12 nudos.

Un gran misterio ha rodeado a este barco desde que se hizo público su diseño en un evento en Abu Dhabi y aún son muchas las especificaciones que no se han dado a conocer. Sin embargo, el coste de este yate de lujo se espera que ronde los 160 millones de dólares.

Una isla en el yate

Ciertamente, el atrevido proyecto de crear una apariencia de isla flotante en el barco procede de la compañía Yacht Island Design. Su objetivo es crear la sensación completa de que te encuentras en una isla sin lugar a dudas, a través de un ambiente creado específicamente para ello. Aunque aún sólo podemos hablar de un boceto, no por ello deja de ser emocionante. El diseño inspirado en Mónaco, “The Streets of Monaco”, es una visión  que podría poner en marcha una réplica de lo que sucede en el país dentro del mismo barco, con casinos, un palacio real, la Puerta de Hércules y por supuesto, el famoso Circuito del Gran Premio de Fórmula 1 de Mónaco. Todo ello se instalaría en una embarcación con un casco de 155 metros y que alcanzaría los 15 nudos.

Pero si la Riviera francesa no es realmente tu estilo, tal vez el modelo “Tropical Island Paradise”, inspirado en un paraíso tropical, podría ser de tu agrado. Este proyecto te llevará a otro mundo recreando un paisaje hawaiano y adornado con una catarata en forma de volcán y una playa tiki.  Estos diseños podrían estar fuera de la alcance de la mayoría, no obstante, cuando no hablamos de dinero, ¿por qué no explorar todas las posibilidades? Al fin y al cabo, estamos hablando de una isla flotante.

Sin embargo, no dejes que los diseños actuales te limiten. La empresa te desafía a usar su innovador diseño para que tú te atrevas a crear el proyecto de tus sueños, siempre y cuando puedas luego permitírtelo.

Para que los que, como nosotros, sois simples mortales, no dudéis en visitar la página de aBoatTime y descubrir nuestra variedad de ofertas disponibles.