Hurrica V es el navío que sació las ambiciones del gran Gatsby y ha encandilado a otros hombres tanto en el pasado como en nuestros días.

Sin duda alguna, los yates son símbolo de riqueza y poder que refleja las principales aspiraciones humanas. Hurrica V es un excelente ejemplo de lo que realmente es un buen juguete para hombres que quieran diferenciarse del resto y exponer sus logros en la vida. Casi con certeza, se trata de un barco sin par en su especie por considerarse uno de los yates más perfectos del planeta. Su excelente porte, sus características técnicas así como su genuino acabado, son sus principales factores de diferenciación.

Esta maravilla de la náutica de 72 pies de eslora, embelesa con su elegancia clásica y elegante. Fue diseñado por el arquitecto Inglés Charles E. Nicholson y construido por WM Ford en 1924. En cuanto a sus características de navegación, Hurrica V muestra maniobrabilidad y desparpajo. Este pequeño gran buque encierra una pequeña historia de esas que hacen grandes a los barcos. Durante la Segunda Guerra Mundial, sirvió como medio de resistencia contra el enemigo. Después de la guerra, el yate fue comprado por un particular y se convirtió en propiedad privada. Para mejorar su sistema de navegación, se emplearon técnicas y sistemas modernos. En ese momento, el velero ya se empezó a emplear para deleite y disfrute, dada su confortabilidad y prestaciones. Años más tarde, se inscribió el yate en el Registro Australiano de buques históricos, lo que significó el reconocimiento mundial de la clase alta.

Por lo tanto, no es sorprendente que precisamente este yate fuese elegido para convertirse en la estrella de la película “El Gran Gatsby”. Este velero fue totalmente reparado y todo fue puesto a punto con el fin de que fuera capaz de jugar un papel importante en la trama del filme. Debido precisamente a la trama, este lujoso yate influyó en el personaje principal, Leonardo DiCaprio, e inspiró a tomar la decisión más importante de su vida. Realmente, la gente tiende a cambiar su vida de acuerdo con el ambiente que le rodea. Para Gatsby, el yate es un símbolo materialista de un sueño que encarna todas sus prioridades y metas. Su motivación se debe a estos instintos y el suculento velero le insta a actuar.

Ahora bien, hoy en día, este misterioso barco está absolutamente listo para su uso y está a la espera de un nuevo propietario. Para los interesados que se encuentren en el muelle de Australia, sepan que el precio estimado es de  3 299 390 $. Por lo tanto, esperemos para ver quien es el que quiere convertirse en el nuevo “Gran Gatsby”. ¿Quieres retroceder en el tiempo?