Las aguas de Gran Canaria cuentan desde ayer con una original boya experimental, “Sailbuoy” ideada para actividades científicas que permitan obtener datos de la superficie del océano.

La Plataforma Oceánica de Canarias (Plocan) ha puesto en marcha un proyecto en colaboración con la empresa Grafinta S.A. que les permitirá realizar investigaciones científicas sobre la superficie del agua oceánica. Se trata de una boya llamada “Sailbuoy”, diseñada por la compañía noruega Christian Michelsen Research (CMR) que navegará con un sistema de sensores a bordo en este caso para recabar datos sobre salinidad, temperatura, conductividad y oxígeno, pero esto es sólo un ejemplo, podría llevar otros. Sailbuoy recoge los datos a través de un sistema de comunicación vía satélite bidireccional para ser consultados libremente en internet y que nos dice en todo momento la situación del dispositivo.

La boya, que mide 2m de eslora y 50cm de manga, está dotada de un sistema por el que puede navegar a vela, y actualmente se dirige a la Estación de Series Temporales Oceánicas de Canarias, a 100 km de Gran Canaria, donde permanecerá unas tres semanas capturando datos de la superficie del océano. Al mismo tiempo, servirá para saber hasta qué punto es eficaz en este tipo de servicios y sus posibilidades de cara al futuro.

El seguimiento en tiempo real se está realizando desde Plocan. La boya, que se mantiene en navegación de forma autónoma, tiene múltiples aplicaciones, entre otros, por ejemplo, descubrir una posible contaminación por hidrocarburos. Por otro lado, hay que destacar que cuesta una tercera parte de lo que supondría obtener los mismos datos con medios convencionales, según informan desde la plataforma española.