¿Quién dijo que la Navidad es una época para quedarse en casa? Cada vez son más los que se animan a viajar en estas fechas, ya sea a grandes ciudades o a lugares tranquilos y recónditos donde poder descansar.

Si te gusta el ambiente alegre y festivo de la ciudad en estas fechas, contemplar el iluminado de las calles y avenidas y sentir la ilusión navideña como un niño, Barcelona es tu ciudad.

Para aquellos que tienen la oportunidad de pasar estas Navidades en la maravillosa ciudad condal, les proponemos 10 actividades que no se pueden perder.

1. Mercado Navideño de Santa Llúcida

Con sus más de 200 puestos de decoración navideña y figuras de pesebre, el Mercado Navideño de Santa Llúcida es considerado como uno de los más importantes y de mayor interés a nivel europeo.

2. Pista de Hielo

Barcelona cuenta en estas fechas con la mayor pista de hielo temporal de Europa. En ella se realizarán numerosas actividades para todos los públicos, y cursos de iniciación para niños de 6 a 12 años en diversos deportes sobre hielo como el hockey, el short track o el patinaje artístico entre otros.

Magic Fountain of Montjuic, Barcelona

3. Fuente Mágica de Montjuïc (espectáculo de agua, luz y música)

En Navidad la singular fuente de Montjuïc se convierte en un lugar mágico donde el agua baila al ritmo de luz y música navideña. Un  espectáculo a todo color para contagiarse del espíritu navideño.

Fuente de imagen: http://w2.bcn.cat

4. Tió de Nadal

Se trata de una peculiar costumbre catalana que para los turistas puede resultar tan extraña como divertida.

Al llegar el día de la Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre, los niños catalanes comienzan a dar de comer a un pequeño tronco llamado Tió, al que tapan con una manta para que no pase frío. El día de Nochebuena, los niños obligan al tronco a hacer de vientre, dándole golpes con un bastón mientras cantan canciones del Tió de Nadal.

Catalan tradition - the solidarity Caga Tio

Para los niños que han sido buenos, el Tió defecará regalos, y para los niños malos, carbón. Este año, en el Mercado de Santa Llúcida se colocará un Tió gigante para que los más pequeños tengan la oportunidad de que les cague algún regalito después de haberlo golpeado como es debido.

Fuente de imagen: http://w2.bcn.cat

5. Exposición de pesebres

¡Qué sería de una Navidad sin pesebre! En el patio del ayuntamiento, podrás contemplar una exposición de pesebres del Museo Etnológico de Barcelona que incluye obras de gran valor de los maestros catalanes del belenismo.

6. Recogidas de juguetes y alimentos

Las Navidades siempre han sido un momento especial para la solidaridad, sobre todo en los últimos tiempos, ya que desgraciadamente cada vez son más las personas que sufren en primera persona las consecuencias de la profunda crisis económica.

Por eso, el Ayuntamiento de Barcelona y otras muchas organizaciones, han facilitado numerosos puntos de recogida solidaria de juguetes y alimentos, para que todo aquel que lo desee, pueda aportar su granito de arena a una causa tan solidaria y que tanta falta hace.

7. “Cursa dels Nassos”

The traditional New Year's Eve race in BarcelonaSi en el resto de ciudades del mundo se celebra la tradicional carrera de San Silvestre, en Barcelona tiene nombre propio: “Cursa del Nassos” o “Carrera de las narices”, en referencia al personaje catalán que aparece este día recorriendo las calles barcelonesas.

Fuente de imagen: http://w2.bcn.cat

La finalidad no obstante, es la misma, hacer algo de deporte en una divertida carrera que a menudo termina por convertirse en una competición de disfraces.

8. Campanadas en la Torre Agbar

Como viene siendo tradición desde 2006, la televisión autonómica de Cataluña retransmite las campanadas de Fin de Año desde la imponente Torre Agbar, un icono frente al que cada vez se reúnen más personas para celebrar la entrada del Año Nuevo, disfrutando de un magnífico espectáculo de luz y color.

9. Primer baño del año

Los más intrépidos tienen una cita el 1 de enero al mediodía en la playa de Sant Sebastià, en la que multitud de personas se reúnen para celebrar la llegada del Año nuevo dándose un gélido chapuzón. Pero no temas, los más valientes enseguida volverán a entrar en calor, ya que serán recompensados con una agradable taza de caldo caliente y un diploma como premio a su valor.

¿Te apuntas?

10. Cabalgata de Reyes

El fin de la Navidad viene marcado por la mágica Noche de Reyes. En ella no puede faltar una cabalgata en la que Sus Majestades recorren la ciudad repartiendo algo más grande que regalos: ilusión.