Una de las rutas marítimas más populares en el Mediterráneo discurre desde Dénia hasta Ibiza. La distancia del viaje es de alrededor de 55 millas náuticas desde la costa levantina hasta el Puerto de San Antonio, situado en la costa oeste de Ibiza, de modo que puedes viajar en el día (se tarda alrededor de 9 horas en un yate estándar, en condiciones normales). Es muy sencillo también navegar hacia la isla vecina Formentera, aunque dispone de un menor espacio para el amarre de los barcos. Los vientos que soplan alrededor de esta área del Mediterráneo son ligeros y no provocan complicaciones durante el viaje, aunque recomendamos mirar siempre la previsión del tiempo antes de comenzar el viaje, para evitar situaciones de mal tiempo y de tormentas: especialmente durante los meses del otoño y del invierno.

The Port of Dénia

El puerto de Dénia

Del mismo modo que el atributo más famoso de Ibiza es la fiesta, la isla disfruta de unos impresionantes enclaves para practicar el buceo en el Mediterráneo, y de una gran variedad de tranquilas playas para aquellos que deseen un plan relajante en sus vacaciones.

Esta ruta marítima suele gozar siempre de unas condiciones climáticas calmadas y perfectas para la navegación, sin embargo, asegúrate de que reúnes las habilidades de navegación necesarias antes del desembarco. Dénia e Ibiza son ambos dos destinos muy populares para la navegación, y podrás encontrar toda la ayuda necesaria de parte de los lugareños en cualquier puerto. Si prefieres realizar tu viaje con un patrón de barco experimentado, existen multitud de itinerarios pre-organizados para disfrutar de unas vacaciones en Dénia, Ibiza y Formentera. Esta opción toma ventaja del conocimiento y de la experiencia local, permitiéndote sacarle el máximo partido a tus vacaciones en barco.

La travesía hacia las Islas Baleares no tiene sólo valor para aquellos que la recorren durante sus vacaciones, ya que la regata más emocionante del calendario español, y la más popular del Mediterráneo, tiene lugar entre Dénia e Ibiza cada año: “La Ruta de La Sal”. Esta carrera comenzó en 1991 con motivo de conmemorar los viajes que realizaron  en el siglo XIX  los barcos comerciales trayendo sal, u “oro blanco”, como la denominaban en aquella época.  Cada año,  más de 2.000 barcos participan en la regata, en distintas clases, trayendo toda su ilusión y expectación al mundo de la navegación.  La regata tiene lugar a principios de abril y supone un entretenido añadido a unas vacaciones en barco por la costa de Levante.