Durante generaciones, cuando alguien mencionaba a marineros que surcaban los mares salvajes alrededor del mundo o a los piratas cuya vida era una aventura, lo común era siempre visualizarlos detrás de una larga y frondosa barba con un timón en sus manos, sorteando las tormentas. Tradicionalmente, a las mujeres se las imaginaban en casa, en la cocina o rodeadas por sus hijos en el salón de su hogar. Sin embargo, a lo largo de la historia, las mujeres han ido rompiendo con los estereotipos, luchando por el reconocimiento que merecen y la igualdad. A continuación, mencionamos solo a unas pocas mujeres que han luchado contra estos estereotipos a lo largo de la historia.

Isabelle Autissier

Esta marinera francesa, navegante, escritora y locutora fue la primera mujer en completar en solitario la competición del BOC, actualmente conocida como la Velux 5 Ocean Race. La competición consiste en dar la vuelta al mundo navegando en solitario. Aunque en alguna ocasión ha necesitado que la rescaten en algún momento de su largo recorrido náutico, Autssier continúa navegando los mares y escribiendo libros sobre sus aventuras.

Autissier

Ellen MacArthur

El mundo comenzó a prestarle atención a MacArthur en el año 2001, cuando se clasificó en el segundo puesto de la competición Vendee Globe. En 2004 empezaron sus esfuerzos por intentar alcanzar el récord de mayor número de días navegando sin parar en solitario. Durante la circunnavegación, bate récords de velocidad de navegación por el ecuador. De hecho, llega a la línea de meta batiendo el récord anterior en un día, ocho horas, 35 minutos y 49 segundos.

En reconocimiento de su proeza, el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, la galardonó con el Légion d’Honneur francés en marzo del 2008. Después de retirarse del mundo de la competición, inauguró en 2010 la Ellen MacArthur Foundation: fundación preocupada por acelerar la transición a una economía circular regenerativa.

MacArthur

Jacquotte Delahaye

Nacida de la unión de su padre francés y su madre haitiana en el siclo XVII. Tras la muerte de su padre, Delahaye se lanzó a la mar y acabó convirtiéndose en pirata. Como tal, se ganó muchísimo enemigos a lo largo de su camino y, para deshacerse de ellos, fingió su propia muerte y se apropió un pseudónimo masculino. De esta forma, vivió como un hombre durante muchos años.

Cuando se hartó de esconderse bajo la identidad de un hombre, le dio a conocer al mundo que seguía viva y empezaron a llamarla “la muerto viviente pelirroja”. Consiguió convertirse en la capitana de una tripulación de cientos de piratas y les ordenó conquistar una pequeña isla del Caribe en 1656. Una vez conquistada, le pusieron el nombre de “Feeboter Republic”. Murió años más tarde defendiendo esta pequeña isla.

Delahaye

Ching Shih

Aunque muchos asociemos la palabra pirata al temido Barbanegra, debemos reconocer que esta pirata china de orígenes humildes también es digna de nuestro temor. A comienzos del siglo XIX, Shih era una prostituta que acabó casándose con un pirata. Después de la muerte de su marido, comenzó su reconocimiento. Durante su época de más poder, controlaba una flota de más de 1500 barcos que tenía de tripulación a más de 80 mil piratas. Tenía bajo su control casi todo el mar del sur de China.

Era tan poderosa que, tras años de piratería y batallas que nunca perdía contra las fuerzas navales británica, portuguesa y china, China le ofreció la paz en 1810. La aceptó y, más adelante, se retiró no sin antes casarse con su segundo a cargo.

Ching Shih

Como hemos podido observar, las mujeres son igual de capaces que los hombres de navegar pos los mares. Los prejuicios, por tanto, que se tienen respecto a las mujeres que navegan están totalmente fuera de lugar. En aBoatTime creemos en la igualdad de género y en convertir los sueños en realidad. Si compartes la misma pasión por el mar que las mujeres que hemos descrito en esta entrada de nuestro blog, busca entre nuestros destinos y ponte en contacto con nosotros para que, unidos, podamos hacerte recordar tus vacaciones hasta el fin de tus días.