Sailing - Route du RhumFrancia se despertó este martes bajo el impacto de la noticia de la muerte de tres de sus deportistas de élite en un accidente en Argentina. La regatista Florence Arthaud, la nadadora Camille Muffat y el boxeador Alexis Vastine viajaban en dos helicópteros que cayeron en la provincia de La Rioja por causas que se están investigando. Los tres habían viajado para grabar un programa de televisión.

Florence Arthaud era considerada una de las mejores regatistas del mundo y logró conquistar un deporte dominado por hombres. Tenía 57 años y era originaria de Boulogne-Billancourt, una pequeña localidad al oeste de París. Se ganó el apodo de ‘pequeña novia del Atlántico’ cuando, en 1990, llevó a cabo en solitario una travesía de 14 días por el océano después de quedarse sin radio ni piloto automático. Tras esa victoria, Francia sucumbió al encanto de una mujer bella y sonriente, como la describe la cadena francesa LC1, filial de TF1, la cadena para la que se grababa el programa en Argentina cuando sucedió el siniestro.

Arthaud había rozado la muerte en varias ocasiones anteriores. Siendo adolescente en un accidente de auto y, en 1986, al intentar ayudar a otro marinero en apuros en un mar embravecido. La última vez fue en 2011 cuando estuvo a punto de morir tras caerse de su barco en plena noche cerca de la isla de Córcega. En esa ocasión, un móvil resistente al agua recién comprado le salvó: pudo llamar a su madre, quien dio la voz de alarma para conseguir localizarla gracias al geolocalizador y el faro de su yate. Pero ella no le daba mucha importancia a este percance. Había sido solo un “mal momento”.

La vida de esta regatista estuvo marcada por el mar, comenzando a competir con 21 años y no alejándose de él en ningún momento. Había creado una fundación para mejorar el acceso al agua y también ayudaba a navegar a chicas con dificultades. La propia Arthaud aseguró hace un par de años lo que sufría al no navegar. “He sufrido varios naufragios, pero eso no me quita para nada la felicidad de navegar”, le dijo a LC1 durante una entrevista a bordo de un velero. “¿Acaso no se está bien, aquí?”, preguntó retóricamente a los periodistas.

Tras las innumerables veces que Florence Arthaud ha superado los obstáculos que le han hecho temer por su vida, no ha tenido la misma suerte en esta ocasión. Un accidente entre dos helicópteros ha cumplido una de sus frases más repetidas: “mañana estaremos todos muertos”.

Desde aBoatTime queremos mandar mucha fuerza a sus familiares y conocidos y también queremos que sepan que el mundo de la náutica jamás se olvidará de Florence Arthaud. Que descanse en paz.

Sailing - Florence Arthaud