La elección de las reservas naturales, como destino de vacaciones, es uno de los planes más originales y en boga del momento. Sitios donde el tiempo no existe y cada instante se convierte en algo mágico. No es de extrañar que estos lugares tan encantadores, que puedes visitar si alquilas un barco en Mallorca, se hayan convertido en áreas protegidas.

Entra en contacto con las maravillas de la naturaleza. Disfruta del encanto de los delfines y las gaviotas, y descubre estos enclaves tan increíbles. Eleva velas desde las Islas Baleares, sumérgete en las profundidades de sus abisales fondos marinos, relájate en su arena blanca o planea una aventura para  observar las distintas clases de aves.

Son lugares casi vírgenes que se han salvado de la civilización. Lugares que sobrevivieron a la invasión de las estaciones y se convirtieron en reservas naturales que protegen a las aves migratorias, principalmente endémicas. Aquí, los animales se comportan de forma tan natural, que no saben qué es el miedo, por lo que es fácil e interesante poder observar la vida silvestre de estas especies tan increíbles. En tierra se pueden encontrar halcones, gaviotas, palomas, vencejos, mirlos o gorriones, tomando un día libre de su trabajo migrante. En el mar, el silencio de su barco propiciará la convocatoria de los cardúmenes de delfines que te escoltarán tras las aguas baleares aturquesadas.

Estas son tres de las reservas naturales más valiosas de las Islas Baleares, tal vez fueran usadas por los piratas como enclaves estratégicos para atacar las costas españolas.

Cala des Borgit, Mondragó

Fuente de imagen: costasur.com

Parque Natural de Mondragó

Al sureste de la isla de Mallorca, podemos encontrar Mondragó, Parque Natural con una serie de playas de arena blanca y sedosa así como un mar azul turquesa, perfecto para el amarre. Los escarpados acantilados se tornan perfectos para el anidamiento del halcón peregrino, quizá el ave más valorado en cetrería.

La Cala Mondragó, por ejemplo, fue premiada con la “bandera azul”, con lo que esta ribera más bien podría ser la piscina perfecta. Muy cerca de ella se encuentra la playa pacífica S’Aramador, mostrando un importante sistema configurado a base de dunas. La más pequeña de las calas es Cala des Burgit. Los tres enclaves son excelentes para bucear o nadar en sus aguas azuladas.

Impresionantes acantilados, calas, bosques de pinos que casi se funden con el agua, variedad de paisajes con cañones, playas y dunas que ornamentan el hogar de 60 especies de aves, erizos, comadrejas y orquídeas exóticas.

Mira la vida mallorquina rural en su auténtico esplendor, camina por los senderos en un medio natural, explora las vistas que ofrece Ses Fonts de N’Alis o adéntrate en Cala d’Or, el lujoso complejo costero y puerto deportivo.

Isla Dragonera

Fuente de la imagen: hmhotels.net

Isla Dragonera

Se trata de un islote deshabitado. Es uno de los destinos menos visitados de España, por lo que su terreno virgen conserva intacto. Se define por sus espectaculares acantilados que alcanzan los 300 metros de altura, sus calas y el parque natural de Cala Lledó.

Lo que puedes encontrar aquí, además de las colonias de aves como la gaviota argéntea, el cormorán moñudo y el halcón de Eleonor y el delfín “mular” que son algunas de las especies más famosas de la isla.

Está situada a sólo 780 metros de Mallorca, una distancia que se puede recorrer en barco en 20 minutos. Es ideal para realizar actividades como el buceo, la observación de aves, el senderismo e incluso el ciclismo.

Crystal waters of Cabrera Island

Fuente de imagen: maravillasde.com

Archipiélago de Cabrera

Este conjunto de islas es el mejor exponente de ecosistemas insulares no alterados y cuentan con los mejores paisajes preservados en las costas mediterráneas españolas, debido a una larga vida de aislamiento. Cabrera es la mayor y única isla habitada de estas 19. El tiempo que separa Mallorca de Cabrera, en barco, es de poco más de una hora.

La personalidad sedentaria natural de sus aguas se ha mantenido impoluta, conservando magníficamente la flora y la fauna de sus fondos marinos, donde existe una impresionante diversidad de especies.

Dos veces al año se convierte en una escala importante de la ruta de migración de más de 150 especies de aves.

Este archipiélago no ofrece alojamiento ni posibilidades para acampar. Sin embargo, existe un puerto en la isla principal, donde los barcos pueden ser amarrados con autorización previa, por una noche, en el verano y siete en invierno.

Navega a través de las aguas poco profundas donde habitan los delfines mulares y los tiburones azules y realiza una primera parada en el islote de Na Forada. Es conocido por estar lleno de agujeros y con un enorme faro. Continúa por las calizas islas de Na Pobra, seguidas de l’Esponja y Conejera, llenas de imponentes acantilados y pequeñas playas. Concluye con broche de oro tu viaje en la Isla Cabrera Gran, y siéntete privilegiado disfrutando de sus costas desiertas y de la brisa mediterránea.

Para explorar este paraíso zarpa de Mallorca, o incluso de la preciosa Menorca. Entonces tendrás una semana entera para ti, para planear una travesía o dejarte llevar por la aventura que pida cada momento. aBoatTime – Alquiler de barcos online te llevará en un viaje con nuestra Madre Naturaleza.