Un trabajador chino construye minisubmarinos que vende a 30.000 dólares.

En la localidad de Wuhan, China, un hombre fue despedido de una fábrica textil. Y como de la necesidad de comer nace la imaginación, a este trabajador chino no se le ocurrió nada mejor que ponerse a fabricar submarinos en su propia casa.

¿En qué posibles consumidores estaba pensando este hombre cuando se le ocurrió dedicarse, en paro, a fabricar submarinos? Parece ser que en los pescadores, quienes usan el minisubmarino para explorar zonas; de este modo, evitan tener que contratar buceadores profesionales.

Tras unos iniciales intentos fallidos (los primeros submarinos que fabricó se hundieron), este emprendedor chino siguió centrando sus esfuerzos, llegando hoy a haber creado un modelo en el que caben dos personas, que puede llegar hasta los 30 metros de profundidad, y que alcanza una velocidad de hasta 13 millas por hora durante 10 horas. También cuenta con reservas de emergencia de oxígeno y con una cámara de vídeo acuática.

Este hombre de Wuhan ha formado un equipo de más de diez personas; sin embargo, los límites de la empresa no permiten construir más de un minisubmarino al mes. El equipo que ha apostado por esta locura/cordura tiene intención de que, en unos años, el negocio se convierta en uno a tiempo completo.

Fuente: http://cjmp.cnhan.com