Lanzarote es un destino más que deseado para los amantes de la náutica y la navegación. Y no sólo para ellos, sino también para cualquier persona interesada en disfrutar de un destino vacacional distinto, lleno de rincones plagados de contrastes y durante todo el año. Si a esto le sumamos el cariño y la amabilidad con la que los conejeros tratan a los que visitan su tierra, la isla más oriental del archipiélago canario se convierte en un lugar perfecto al alcance de los europeos y sin prácticamente nada que envidiarle a las islas del Caribe. No lo pienses más y ¡alquila un barco en Lanzarote!

Playa de Papagayo

Playa de Papagayo, Lanzarote

Lanzarote es la tierra de los contrastes. La más oriental de las Islas Canarias destaca, además de por su temperatura media anual de 21ºC, por sus playas de agua cristalina arena blanca y por la aridez de su relieve. Navegar en Lanzarote no sólo hace al viajero partícipe de sus encantos, sino que también le deja explorar parajes mucho más aislados, valga la redundancia, como la isla de La Graciosa, situada justo a tan solo 1,2 kilómetros del norte de Lanzarote.

El clima subtropical del que goza todo el archipiélago canario hace que la temporada de navegación en Lanzarote no conozca límites. Aunque sí es cierto que la temporada alta se sitúa desde el mes de noviembre hasta el de marzo, Lanzarote es apta para navegantes durante el resto del año también. La temperatura del Océano Atlántico que baña sus costas no baja de los 19ºC en invierno, lo que convierte a la isla conejera en un lugar perfecto para realizar cualquier tipo de actividad acuática.

Meca de la preparación deportiva

Muchos expertos de la náutica consideran que la isla de Lanzarote es perfecta para navegar. Esto se debe a que, durante el invierno, nunca falta viento. Además, para aquellos que dedican su vida profesional a la navegación, Lanzarote ofrece, en parte gracias a sus condiciones climáticas y geográficas, un ambiente idóneo para practicar deportes y entrenar sobre tierra firme. Ciclistas y atletas,  además de tripulantes, son otros que también puede verse beneficiados por las suaves temperaturas isleñas.

Para los amantes de la vela, los vientos predominantes en verano (marzo – octubre) llegan principalmente del norte y son más prominentes en esa parte de la isla. Estos vientos son bastante impredecibles. Durante el invierno y, especialmente cuando hay tormentas, por el contrario, los vientos suelen venir desde el sur. Estos dificultan la navegación en ocasiones, de modo que suele recomendársele a los más novatos que, durante esta época del año, permanezcan en la parte norte de la isla. Una precavida decisión que los ayudará a resguardarse de la influencia de estos vientos.

La variación de las mareas en Lanzarote es de alrededor 2 metros. Los mayores picos en esta isla se duelen dar en primavera y otoño. La corriente de la superficie general de la zona se llama la corriente de Canarias. Esta popular corriente se ve alentada siempre por un viento que procede del oeste. Este viento es amplio y lento, por lo que no suele causar ningún inconveniente para la navegación en la isla.

Fondeos y amarres

42-1
Al tratarse de una isla perteneciente a uno de los archipiélagos más visitados por turistas a lo largo del año, Lanzarote no escatima en puertos. Los tres puertos principales son el de Arrecife (capital de la isla) y Puerto del Carmen, situados más hacia el norte, y el de Playa Blanca situado más al sur. Estos tres puertos sirven como puntos de amarre perfectos si se decide pasar unas vacaciones en barco por la oriental isla, aunque es fácil encontrar pequeñas bahías y calas alrededor de ella que también cumplen la misma función. Sin duda, esta es la opción perfecta para los amantes de la tranquilidad ya que, otro de los rasgos típicos de la isla canaria, es la abundancia de rincones paradisíacos y casi desérticos.

  • El Puerto Deportivo Marina Rubicón es de las marinas más nuevas de todas las Islas Canarias, y existen a nuestra disposición marineros en el puerto para ayudarnos a atracar. En cuanto a sus servicios, posee: 500 amarres, calado 7,0-3,5, agua, electricidad, gasolina, gasóleo, travelit de 90t, rampa y talleres. Su teléfono de contacto es el +34 928 51 90 12
  • El Puerto del Carmen pasó de ser  un pequeño pueblo marinero apenas poblado a convertirse en uno de los destinos turísticos más demandados de Canarias. 50 amarres, calado 10,0-4,5, agua, electricidad,  gasóleo, grúa de 3t y una rampa son algunos de los servicios que presta a sus usuarios. Su teléfono de contacto es el +34 928 51 50 18.
  • El Puerto de Arrecife cuenta con: amarres F, calado 10,0-3,0, agua, electricidad, gasolina, gasóleo, rampa, y talleres. Además, tiene un puerto pesquero con la posibilidad de atracar en algún viejo pantalán. Si deseas más información sobre este puerto, puedes llamar al +34 928 81 49 61.
  • El Puerto Deportivo de Playa Blanca es uno de los mejores de la isla, está plagado de servicios de calidad y de reciente construcción.  Entre sus características principales, destacan: 40 amarres, calado 6,0-1,5, agua, electricidad, gasóleo, una grúa de 3t, travelit de 60t, una rampa, y talleres. Si se desea más información, el teléfono de contacto del puerto es el +34 928 57 15 40.
  • La isla de la Graciosa tiene buenas calas en las que fondear, pero hay que tener en cuenta las corrientes y los vientos ya que, en condiciones muy ventosas, puede no ser un lugar muy seguro. También tiene su propio puerto: la función principal del Puerto de Caleta de Sebo es comercial, ya que se trata de la única vía de comunicación de la Isla de La Graciosa con Lanzarote (a cuya administración pertenece) y por extensión, con el resto del mundo. Sin embargo, esta función está compartida con actividades pesqueras y deportivas. Para más información, puede llamar al +34 928 84 20 00.

Calas y playas en Lanzarote

En las calas y playas de Lanzarote es donde el turista que la visite más podrá notar los contrastes por los que tan famosa es la isla. Es muy común ver playas de arena blanca, aguas cristalinas y rocas volcánicas negras en casi toda la isla.

  • Playa del Risco de Famara: Son 700 metros de arena blanca que dan forma a una exótica y salvaje playa a la que cuesta llegar, pero a la que merece la pena ir. Es una de las playas más tranquilas de la isla, idónea para todos aquellos amantes de la soledad.
  • Playa de Arrieta: Situada en el municipio de Haría, en el mismo pueblo de Arrieta, es una playa pequeña, con aguas cristalinas y que suele estar bastante llena ya que es visitada tanto por los turistas como por los habitantes de la zona. Tiene diversos servicios como duchas, baños y hasta una zona infantil para que los más pequeños jueguen. También es un buen sitio para hacer surf.
  • Playas de Papagayo: Son varias playas situadas en el mismo lugar, siendo además las más famosas de la isla. Entre sus características, destaca que sean todas de aguas cristalinas y muy tranquilas, arena blanca, rocas y que haya muchas pequeñas calas intercaladas entre ellas.