Larry Ellison, el segundo CEO más rico del mundo después de Warren Buffet, planeó una gran competencia de yates para el 4 de julio. Descubriremos el plan de contingencia para este evento colosal dado el accidente del equipo Artemis Racing.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la Copa estableció la ‘box rule’, donde los concursantes aceptan navegar en el mismo tipo de embarcación, pero con algo de libertad para hacerle algunas modificaciones. Las dimensiones del AC72 fueron establecidas por el equipo Oracle de Ellison. Sin embargo, todos los equipos tienen una versión diferente en cierta medida.

Cuando los millonarios descartan la ‘box rule’ compiten en una competencia llamada ‘deed-of-gift’, que significa acto-de-don. Por ejemplo, en el 2010 Ellison participó en un pretencioso torneo contra Ernesto Bertarelli, otro billonario. Algunas personas afirmaron que ni siquiera utilizaron veleros ya que necesitaban de cabrestantes motorizados debido a su enorme tamaño. Al final, Ellison ganó y quería volver a las competencias diplomáticas con la ‘box rule’, aun así utilizando una embarcación similar a su victoriosa. Así, se creó posteriormente el AC72 para la siguiente Copa América organizada por el. Por eso los magnates del mundo lideran estos concursos de vela, ya que para poder ganar, los dueños de las embarcaciones deben mejorarlas para obtener una ventaja competitiva con las últimas tecnologías náuticas, y el dinero no es un obstáculo para ellos.

Copa de América regata

Source: Wired

Los organizadores del evento esperaban al menos 14 equipos para competir, pero los barcos eran demasiado caros. Por lo tanto, Prada Luna Rossa, Artemis Racing y el Emirates Team New Zealand serán los únicos competidores que desafiaran al Oracle.

Durante una carrera de entrenamiento el 9 de mayo en la bahía de San Francisco, el equipo sueco Artemis Racing, estrelló su AC72 de $10 millones matando a uno de los 14 tripulantes y dañando enormemente el catamarán, o incluso causando su pérdida total. Jimmy Spithill, el capitán del Artemis Racing, se convirtió en el capitán más joven de los 162 años de historia de la competencia cuando ganó, a los 30 años, la Copa América en 2010 para el equipo Oracle de Ellison. El jefe de Spithill, Russell Coutts, afirma que no sólo el capitán tomó la decisión equivocada al intentar una carrera en condiciones de riesgo, pero sino que también debió llevar el barco a un lugar protegido cuando se volcó con el fin de evitar cualquier daño adicional.

Volver era la única opción viable para evitar ser derribados por el viento y la marea que luchaban entre ellas generando ráfagas de 33 nudos, que son más de lo que el AC72 es capaz de manejar, siendo de 5 a 30 nudos lo que podía soportar. Sin embargo, el diseño de energía y eficiencia del catamarán de 72 pies de largo inhibe quitar la vela cuando se intenta navegar hacia el viento. Por lo tanto, la velocidad, reforzada por un equipo coordinado y decidido, sería el único medio para superar dicho accidente. De todos modos, el desastre era inevitable y, llegando a alrededor de 40 millas por hora, la única visión que el AC72 proporcionaba era casco-abajo ya que dirigirlo era imposible.

Hoy en día, el evento no tiene el respaldo financiero que solía tener. Es muy caro, además de muy arriesgado si los barcos experimentan algo similar a este desastre. Sin embargo, otro vuelco se prevé debido a las condiciones peligrosas en la Bahía de San Francisco. El plan de contingencia completo de Artemis y Oracle los prepara con un barco completo adicional, mientras que Nueva Zelanda tiene algunas piezas extra además de su barco entero, y el vulnerable equipo de Prada sólo tiene un barco.

Después del accidente, una nueva vela llegó de Nueva Zelanda y junto con los restos recuperados se mejoró el AC72 para evitar desgracias similares. Por supuesto, el vigorizado equipo de Oracle persiste en generar y compartir a todos los equipos, técnicas e ideas nuevas que puedan evitar más catástrofes.

Por desgracia, los deseos de Ellison para trascender victoriosamente en el mayor evento de vela no se harán realidad. Con sólo tres equipos participantes, la Copa será la más pequeña en la historia contemporánea.

Source: Wired