La pequeña y mágica isla de Formentera se encuentra situada a unos 30 minutos en barco de Ibiza y forma parte del conjunto de las Islas Baleares. Sus más de 20 km de playas paradisíacas de arena blanca y aguas verdaderamente turquesas, ofrecen un paisaje natural y lleno de vegetación.

Declarada en 1999, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, la isla cuenta con el clima más cálido y menos lluviosos de todas las Baleares. La temperatura media anual asciende aproximadamente hasta los 19º, lo que hace posible disfrutar de este mágico y perdido lugar en cualquier época del año. Conocida como una de las islas hippies de España, está siendo cada vez más frecuentada por turistas extranjeros y nacionales, que buscan lugares únicos y apartados para disfrutar de sus vacaciones. Formentera cuenta con 4000 años de historia e influencia romana, árabe y española, desde la conquista catalana en 1235.

La isla entera sigue conservando su más pura naturaleza mediterránea:

zonas forestales, amplias salinas, cálidas y brillantes dunas de arena, calas de aguas cristalinas y algunas playas por las que parece que no ha pasado la huella humana. Formentera sigue manteniendo ese encanto del más propio pueblecito de pescadores y artesanos y un paraje totalmente solitario y natural por el que adentrarse, para llegar a alguna playa fantástica. Su popular paisaje de pinos, dunas y salinas es único y proporciona una sensación de máxima tranquilidad.

El puerto principal, llamado Port de la Savina, está situado al norte de la isla y a pesar de no ser escandalosamente grande, cuenta con todos los servicios necesarios y unos 150 amarres.

¿Estás preparado para navegar hasta allí?

El alquiler de barcos en Ibiza, es justamente idóneo para disfrutar de Formentera, durante un día o dos. Se puede acceder a la isla en ferry público desde Figueretas en Ibiza pero navegar en tu velero hasta ella, es la mejor opción. Podrás disfrutar de paisajes únicos y momentos tranquilos fuera de las islas grandes y conocer zonas únicas cuyo acceso a pie se hace complicado.

Los deportes acuáticos son perfectos para pasar un día agradable una vez que amarres en el puerto principal o en alguna de sus playitas.

Si deseas navegar por sus calas, el snorkel es la mejor opción, ya que las aguas no son nada profundas y su color cristalino, deja al descubierto el fondo marino. Alquilar unas bicicletas en las tiendas del puerto y pasar el día pedaleando por la isla, es otro plan para desconectar durante tus vacaciones. No solo te relajarás conociendo sus parajes naturales sino que puedes acceder a varias playas de forma fácil y volver a tu velero o yate cuando te apetezca. El alquiler de bicis es muy económico y seguro ya que apenas hay tráfico en toda la isla. Las carreteras son largas, amplias y es fácil orientarse si vas en busca de algún lugar único. Si deseas alquilar una lancha en Formentera durante una breve estancia, aBoatTime te ofrece también esa opción.

Desde aBoatTime, recomendamos llevar siempre una gorra, sombrero de playa y mucha agua para hidratarse ya que el clima en toda la isla es muy seco y el sol brilla con fuerza.

A pesar de ser una islita tranquila y conservar el estilo hippie de la época del “flower power”, Formentera ofrece numerosas tiendas de artículos artesanales, regalos, cafés y restaurantes donde comer disfrutando de unas vistas mágicas. Sería una buena idea, disfrutar de un picnic playero pero si te apetece descansar en alguna terraza, las encontrarás sobre todo en la zona del puerto principal. También hay bares y el ambiente nocturno se puede disfrutar en la isla. Las pequeñas playas perdidas no suelen ofrecer demasiados restaurantes pero si investigas, encontrarás algunos en las playas más ocupadas de la isla.

Algunas de las playas más recomendadas para navegar hasta allí en tu velero o yate son: Cala Saona, Els Arenals, Es Molí Marroig, Es Caló, Cala en Baster o Es cavall d’ en Borràs.

El alquiler de barcos en las islas Baleares se convierte en todo un lujo: buen tiempo, aguas turquesas, calas solitarias, playas de ambiente fiestero, aperitivos en tu velero o disfrutar de una comida cada día en un puerto diferente. No te lo pienses más y conoce Mallorca, Ibiza, Menorca y por supuesto, la mágica Formentera navegando.