Sin duda alguna Toni Rivas es uno de los regatistas más laureados en Europa. Con varias preparaciones olímpicas a sus espaldas, vuelve a la carga de cara a Rio 2016 a bordo de la nueva clase mixta Nacra 17. Esta vez lo hará con la que fué olímpica en Pekín en la Clase 470, Laia Tutzó. En esta entrevista para aBoatTime Toni nos explica cuales son sus planes en la vela olímpica y de crucero.

¿Por qué decidiste hacer la campaña olímpica en el Nacra 17?
Tengo una espina clavada después de quedarme a punto de participar en las olimpiadas de Pekín. Trabajamos muy duro durante mucho tiempo, pero faltó culminar la campaña con la clasificación para los juegos después de Medemblik 2007. A pesar de ello, continuamos trabajando como sparrings de Fernando Echavarri y Antón Paz hasta los juegos que ellos vencieron. Creo que hicimos una buena labor y también aprendimos mucho en ese tramo final, desde como preparar una regata tan diferente y especial hasta como son unos Juegos olímpicos. Quiero aprovechar esa ilusión y experiencia, en el barco más parecido al Tornado que pueda haber en las actuales clases olímpicas.

¿Qué tal es el Nacra 17 como barco?
A pesar de tratarse de un catamarán, tiene grandes diferencias respecto al Tornado. Se trata de un barco más pequeño, con una vela mayor, en relación al foque y spí, que realmente son bastante pequeños. La gran diferencia está en los foils, unas orzas curvadas. Estas le brindan un diseño innovador al barco, aunque hacen que tenga un comportamiento muy nervioso. Es muy fácil volar y también clavar la proa, hay que ser extremadamente cauto con la posición de calado de las orzas. Al tener menos manga, las maniobras son bastante rápidas y da más juego en cuanto a la táctica.

Tu embarcación es mixta, ¿Qué opinas?
Eso ha sido una decisión de la ISAF (Federación Internacional de Vela) que para variar, me parece que no ha sido demasiado acertada. Al menos, eso es lo que creemos la mayoría de los regatistas. Se ha tenido que diseñar un barco preparado especialmente para ello y limita bastante la participación. Parece que en un principio a las tripulaciones que les está yendo mejor, son las formadas con la configuración chica-patrón y chico-tripulante, simplemente por el tema físico. El trabajo del tripulante es muy exigente y ya hay países que han descartado la otra posibilidad. A pesar de ello, nosotros creemos que podremos ser competitivos yendo chico-patrón y chica-tripulante. Habría que valorar también los problemas que está presentando esta decisión a nivel económico y social. Todo, en general, es más difícil y caro.

El Sofía fue tu primera regata en esta clase junto con Laia Tutzó, ¿qué conclusiones has sacado en regata?
Hemos tenido en Palma nuestro primer contacto con la clase. Llegamos con pocos días de navegación y eso se notó. Cada día, durante la regata, hemos mejorado en cuanto a trimado y control del barco, pero la diferencia con las tripulaciones delanteras era evidente. Todas las tripulaciones que han estado delante de nosotros nos aventajaban sobre todo gracias a su mayor tiempo de entrenamiento y la diferencia en el control del barco y la puesta a punto era grande. Esta diferencia entre las tripulaciones se acortará bastante rápido, y seguro que en poco tiempo en la parte táctica y estratégica de la regata será dónde se marcarán más las diferencias como en el resto de clases.

¿Cuales son tus objetivos a corto y largo plazo?
Realmente nuestro objetivo es estar presentes en la Olimpiada de Rio, aunque nos hemos marcado estar este año entre los 8 primeros países del Campeonato del Mundo en Holanda en el mes de julio. Sabemos que será complicado y que deberemos trabajar duro, pero estamos dispuestos a ello. Ahora tenemos un pequeño contratiempo con una lesión en el hombro de Laia que se hizo en los días finales del Sofía y que nos impide competir en la Semana Francesa de Hyeres la próxima semana.

¿Que hace falta para hacer una buena campaña olímpica?
Te diría que lo más importante es una buena planificación y optimización del tiempo que inviertes en ella. Para ello es imprescindible disponer de tiempo y recursos necesarios. Todo se traduce en disponer de los medios económicos para realizar la campaña con garantías, y lamentablemente el panorama económico actual no es el mejor. El deporte no ha escapado de la crisis actual y es mucho más complicado conseguir los recursos que necesitamos. Estamos intentando dar un enfoque más atractivo a los retornos de sponsors, para que la inversión a las empresas resulte un poco más tangible que hasta la fecha.

Aparte de la vela olímpica, ¿en que otros proyectos estas navegando?
Desde hace años intento compaginar la vela olímpica con la vela de crucero. Es evidente que hay que darle prioridad al proyecto olímpico, pero es muy interesante poder estar al día en proyectos grandes de barcos. Al fin y al cabo, la vela ligera al máximo nivel tiene una vida inferior a la del crucero y es importante abrirte algunas puertas para el futuro. Intento compaginar las regatas importantes del mediterráneo de crucero, con otras regatas importantes de mono tipos, tales como J80, Platú 25, Melges 32, que son lo más parecido a la vela ligera, con regatas de grandes flotas compitiendo en tiempo real.

44 TROFEO S.A.R. PRINCESA SOFÍA MAPFRE