La semana pasada, Lürssen lanzó, el yate más grande del mundo, Azzam, con más de 180 metros. El ingeniero Mubarak Saad al Ahbabi reunió a un equipo de clase mundial que dirigió personalmente en todas las áreas durante el desarrollo de este proyecto sofisticado. Bajo su liderazgo, el concepto original del yate fue desarrollado a partir de los requisitos generales con respecto a la disposición general, tamaño, rendimiento y estilo exterior.

Su misión era construir un yate de lujo con un diseño innovador y atemporal, capaz de viajar a gran velocidad en aguas cálidas y poco profundas, al mismo tiempo que ofrece un alojamiento lujoso y sofisticado a sus huéspedes. Bajo la dirección del Ing. Mubarak Saad al Ahbabi, la ingeniería técnica fue desarrollada por Lürssen, el diseño exterior de yates de Nauta y el diseño interior de Christophe Leoni para crear lo que es, sin duda, el yate más complejo y desafiante que jamás se haya construido.

El yate Azzam está abriendo una nueva dimensión en términos de rendimiento y tecnología. Además de ser el yate más grande del mundo con una longitud de 180 metros y con una velocidad máxima de más de 30 nudos, añade un nuevo récord en términos de tiempo de construcción. El socio gerente de Lürssen, Peter Lürssen, dijo orgullosamente: “Cuando se entregue a finales de este año, habrá sido desarrollado durante sólo tres años después de un año de ingeniería; Realmente representa otro hito no sólo en nuestra historia, pero en la historia de la vela también” él añade. El diseño tiene carácter y un sentido práctico, sin embargo también tiene una elegancia intemporal, que incorpora todos los elementos del visionario diseño contemporáneo.

El CEO de Nauta, Mario Pedol, comentó: “Cuando vi por primera vez la maqueta antes de la presentación general al director, estaba 100% satisfecho con el resultado, así como el director lo estuvo. Tal reconocimiento me aseguro de que habíamos logrado nuestro objetivo.”.

Bajo la dirección del Ing. Mubarak Saad al Ahbabi, se encontraron las mejores soluciones con el fin de satisfacer los requisitos específicos en cuanto a diseño y tecnología, creando así un yate que cumpla con todas las expectativas. El resultado final es verdaderamente un sofisticado Super Mega Yate. Entre muchas otras características, el yate cuenta con un salón principal de 29m de largo y una manga de 18m con un plan abierto y sin pilares. El yate viajará a más de 30 nudos impulsado por la combinación de dos turbinas de gas y dos motores diésel, con un total de 94.000 caballos de fuerza.

El CEO de Burgess, Jonathan Beckett, expresó: “Estamos orgullosos de estar asociados con este proyecto extraordinario y único como los consultores técnicos de los propietarios. La construcción de este barco con sus características técnicas de alta complejidad ha sido extremadamente exigente y desafiante. Ha sido realmente un buen trabajo de equipo entre todos los profesionales implicados incluyéndonos a nosotros mismos, el constructor y los diseñadores”. La decoración interior fue realizada por el famoso diseñador francés Christophe Leoni, que se enorgullece de haber podido realizar un interior sofisticado y lujoso en un giro de estilo del siglo imperial.” Aunque los yates no son mi principal área de negocio, disfruté muchísimo de la colaboración con Nauta y Lürssen. Estoy seguro de que el yate final es todo y más de lo que espera el propietario” comentó.

Superyate Azzan