El espíritu renovador ha llegado al puerto de Barcelona. Uno de los puntos marítimos estratégicos para el turismo y el transporte comercial de España está aspirando a convertirse en un referente del espacio náutico del Mediterráneo. Con un nuevo paso del ferrocarril y una mejora de los accesos de la autopista, el puerto mejorará todas sus conexiones con el resto del país.

Este proyecto innovador comenzó hace varios meses con la adaptación del plan ministerial de conexión ferroviaria entre el puerto de Barcelona y otros puntos principales del transporte de mercancías de Europa. La fase de ampliación sur, que se está desarrollando en la actualidad dentro de la fase C1 del programa, tiene prevista una duración de 11 meses. Con esto se espera que para el próximo verano esta parte del puerto ya esté terminada y lista para ofrecer los mejores servicios.

Las obras públicas ampliarán las vías ferroviarias hasta el puerto y llegarán hasta la terminal del muelle Moll Prat, permitiendo el acceso de mercancías desde ese punto. La adjudicataria de este proyecto ha sido Sacyr, en consorcio con Scrinser y Rubau, según se ha hecho público esta semana, con un presupuesto de 6 millones de euros.

Barcelona es un referente en el comercio marítimo europeo y en el transporte de pasajeros por todo el Mediterráneo. En los últimos cinco años, su estructura ferroviaria ha multiplicado por cuatro la actividad en el puerto de Barcelona.

Barcelona, capital del turismo

Para el turismo, Barcelona también se ha consagrado en uno de los destinos favoritos para acceder por mar para los más de 7 millones de turistas que visitan la ciudad catalana anualmente. Las espectaculares playas que dan acceso al Mediterráneo te brindan la posibilidad de relajarte a pocos kilómetros de la ciudad condal, mientras disfrutas de una gran variedad de deportes náuticos como el buceo o el esquí acuático.

La mezcla de tendencias, estilos arquitectónicos y monumentos como la Sagrada Familia, han otorgado a esta ciudad cosmopolita el título de una de las ciudades más bellas y glamurosas del Mediterráneo.

Navegar a vela hacia Barcelona, o tenerla como punto de partida para una travesía hacia la Costa Azul francesa o hacia los pueblos costeros italianos, es una opción muy demandada que te asegura disfrutar con todo el estilo de tus vacaciones. El alquiler de veleros en Barcelona ofrece la mano experta de un patrón de barco con todos los servicios y comodidades que procura el puerto.