¿Quién no ha creado alguna vez un barco de papel?

El “origami”, es la palabra japonesa con la que se designa el arte de doblar papel y, así, conseguir figuras. El alemán Frank Boelter de 37 años, decidió llevar el arte del “origami” al extremo, construyendo el barco de papel más grande jamás visto. Además, el bueno de Frank decidió que el barco debería estar preparado para soportar su peso y creó un navío de 9 metros de eslora y 27 kg de peso, un bote capaz de flotar durante más de 40 horas antes de su desintegración completa,  aseguró su creador.

El material que Frank utilizó para la creación de su “velero” fue el mismo que se emplea para la fabricación de “tetrabricks” de leche. Frank tuvo que emplear 170 metros cuadrados de este material.El coste total del barco fue de 220 dólares americanos (170 euros), los cuales, si tenemos en cuenta que alquilar un barco en aBoatTime puede costar 250 euros por semana y persona, más hubiera valido que Frank hubiese abogado por esa opción antes de invertir esos 220 dólares en un paseo de 40 horas en un puerto cerrado.