Los barcos siempre tienen algo que hacer, son seres sociables, flexibles y aventureros.

Navegar en pleno  invierno no es sólo para los escandinavos que hacen honor al orgullo de sus antepasados vikingos. En realidad, hay una vida muy emocionante detrás de las cortinas de los puertos deportivos que creías en la penumbra de la tristeza invernal.

Navegar en invierno en Croacia

Pero no en todas partes el invierno es nublado y lluvioso, y menos en los destinos famosos por la navegación. Estos destinos, son paraísos permanentes para los europeos del Norte y, quizá, también para ti.  Los lugareños y marineros expertos en lugares como Grecia, Croacia y el sur de España aman la vela en invierno debido a que encuentran la paz y la tranquilidad en un mar vacío de turismo y pleno de navegantes.

Excluyendo la primavera permanente del Caribe y de Canarias, cada destino tiene su propia manera creativa de hacer frente a la disminución del turismo en temporada baja.

En Croacia, por ejemplo, la navegación es muy diferente en los meses de invierno que en el verano. Los vientos se dirigen al Mar Adriático y los marineros más feroces se reúnen para retar al mar. Durante el día se desata la aventura, durante la noche, tal vez un poco de cocina, juegos de cartas en los puertos tranquilos o, ¡más aventura! Noches de vela en los mares rugientes. Levántese temprano para contemplar el amanecer inspirador y disfrutar de la pesca por la mañana. Las escuelas de vela en Split y Primosten organizan cursos para los marineros experimentados que deseen mejorar sus habilidades con “las malas condiciones meteorológicas”. Pero cuando penetra el viento Bura, obliga incluso a abandonar el agua al más experimentado de los lobos de mar.

Los locales también afirman disfrutar de la navegación invernal en Croacia. Les resulta pacífica y tranquila y se aprovechan de sus soleados días Adriáticos durante todo el año. Gracias a las temperaturas de un invierno no muy frío que se mantienen entre 17 y 25 grados en noviembre y del 9 al 12 de enero, un tiempo perfecto  para disfrutar a gusto de sus costas vírgenes.

Navegar en invierno en Grecia

La vela de invierno en Grecia está más libre de preocupaciones que en Croacia, gracias a sus idílicas brisas que se tornan ideales para navegar. Las ráfagas Meltemi que vienen sin avisar desde el Norte durante el verano, para sacudir las calas tranquilas durante unos segundos, ya no se ven después de agosto.

Durante los primeros meses del año, el turismo de vela pasa a los habitantes del norte de Europa. Suecos, noruegos, rusos y otros.  Esta gente aprecia los inviernos soleados y vienen para la navegación a este tipo de enclaves. Ellos encuentran la paz en las islas vacías y puertos deportivos. En algunas regiones costeras griegas, los inviernos son suaves y reciben una cantidad importante de sol, con un poco de lluvia antes de mediodía. Por lo tanto, las escuelas de vela permanecen abiertas todo el año.

En el Mediterráneo español algunas flotas se refugian en Valencia, durante el invierno, cuando el sol todavía brilla. Los precios bajan y las diferentes opciones de alquiler de embarcaciones de invierno aparecen, al igual que los “bonos” que permiten al cliente cambiarlos por cualquier semana que elijan, ideal para esta temporada, cuando la disponibilidad es muy alta. Durante los meses de octubre a marzo se pueden encontrar, sobre todo, jubilados dedicados, plenamente, a la navegación.

Los barcos también se utilizan como hoteles. Sí, has oído bien, compiten con las suites más bonitas y son significativamente más baratos. En los meses de invierno, un barco puede disminuir sus precios un 50% o más, con capacidad para 8 pasajeros y darles todos los servicios de una habitación de hotel o un apartamento, incluida la calefacción. Un hotel no le ofrecerá un mejor panorama o el sonido de las gaviotas y los cascos y muelles flotantes mecidos suavemente por el agua.

En diciembre y enero, cuando no hay suficientes valientes marineros, los barcos todavía tienen una vida personal. La mayoría de los propietarios dedican un mes al año a sacar las embarcaciones del agua y darles mantenimiento. Se limpian a fondo, chapa, pintura y, a veces, re-equipamiento. Ellos los preparan para empezar el año como si fuesen nuevos.

Prepárese para un viaje invernal en velero.

Tome en cuenta que, además de los barcos que pueden llegar a costar hasta 900 euros semanales, durante la temporada de invierno, también los vuelos, hoteles, agencias de turismo y otros miembros del sector turístico, bajan sus precios de manera significativa.

En estas aventuras, tiene que estar preparado para todo. Para tomar el sol, protector solar, gafas de sol y, para el frío, gorros y equipos más complejos. aBoatTime te recomienda conseguir una chaqueta de viento impermeable y ropa de frío abrigando el cuerpo por debajo. Lleve con usted un equipo climatizador, algunos chándales para días frescos y noches de vela, guantes de invierno, un gorro de esquí y calzado que sea de suela blanda.

No se prive de la vida marina. Ningún día del año debería ser triste, cuando puede ser revitalizante. Rellene el ánimo con las posibilidades emocionantes y tranquilas de la mar durante el invierno, el alquiler de yates, será una experiencia original y mucho más asequible.