En las costas de Croacia existen alrededor de 1500 barcos hundidos de diferentes tamaños y épocas, toda una atracción turística para los más inquietos, y una actividad perfecta si has elegido pasar tus vacaciones en barco en Croacia.

Diving and sailing in Croatia

Las aguas croatas son uno de los lugares más fascinantes para explorar, no sólo por sus magníficas costas, sino también por sus más de 1200 islas, muchas de ellas vírgenes, que ofrecen la posibilidad de explorar la naturaleza en estado puro.

Una de las actividades acuáticas más de moda en Croacia es el submarinismo, pues además de poseer una rica biodiversidad marina y aguas cristalinas, las profundidades de Croacia albergan restos de navíos que aún se conservan en buenas circunstancias.

Sin duda alguna, las ruinas más emocionantes son las de el Barón Gautsch, el carguero griego Peltastis, el italiano Francesca da Rimini y el buque S-57x.

Baron Gautsch

Puede decirse que es uno de los más famosos restos de naufragios de todo el Mediterráneo, y también una de las mayores tragedias, pues en él murieron más de 250 personas. El barco de pasajeros austro-húngaro cubría la ruta entre Kotor y Trieste cuando el 13 de agosto de 1914, principios de la I Guerra Mundial, se encontró con una mina submarina que lo hizo hundirse por completo en tan sólo 10 minutos.

Esta pieza clave de historia se encuentra al oeste de las islas Brijuni, a unos 35 metros de profundidad, y actualmente es el hogar de numerosos peces, algas y esponjas.

Peltastis

El hundimiento de este enorme carguero griego es todo un enigma. Se cree que naufragó durante una ventisca en 1968, pero lo cierto es que resulta muy difícil que una tormenta tenga tanta fuerza como para hundir un barco de tal magnitud. Sea cual sea el motivo de su hundimiento, la leyenda del Peltastis seguirá viva por mucho tiempo.

Francesca da Rimini

Tocado y hundido. El Francesca da Rimini se hundió en 1944 al ser alcanzado por dos torpedos británicos cuando transportaba armas para los alemanes durante la II Guerra Mundial. El barco, situado en la isla de Kaprije, se encuentra en perfectas condiciones para visitar a pesar del ataque.

S-57X

También hundido durante la II Guerra Mundial, fue uno de los buques de guerra mejor equipados de su época. Esta joya se encuentra situada en la costa de Peljesac, a unos 30 metros de profundidad, por lo que es fácilmente accesible.

Aunque la mayoría de estos vestigios están protegidos por el gobierno croata por su riqueza histórica e incalculable valor, es posible acceder a ellos mediante expediciones organizadas por centros de buceo especializados. Otra opción para los experimentados en el mundo del submarinismo es acercarse en barco hasta los restos.

En aBoatTime queremos que tu también puedas disfrutar de esta experiencia, por eso ponemos a tu disposición barcos en Dubrovnik, Split y Trogir, desde donde podrás navegar a tu antojo hasta las profundidades más interesantes de Croacia.