Si has visitado Ámsterdam alguna vez, sin duda tendrás un montón de recuerdos y sentimientos positivos de este lugar. Para algunas personas, la capital holandesa es sinónimo de diversión a raudales y ocio extremo, para muchos la ciudad es famosa por los cafés e innumerables bares, pero para nosotros, aBoatTime, una de las características más interesantes de la ciudad es la cantidad de casas flotantes que se encuentran a lo largo de los maravillosos canales de la ciudad, unas casas tan especiales que atraerán la atención del foráneo más despistado. Exactamente por eso hemos decidido compartir nuestra pasión contigo y dedicar este post a un tipo de alojamiento tan inusual como maravilloso, tan simple como impresionante.

Uno de los canales céntricos

Un poco de historia:

Las casas flotantes aparecieron hace unos siglos como una medida para resolver el problema de la falta de vivienda. Paulatinamente se fueron convirtiendo en un símbolo emblemático de Ámsterdam. Hoy en día existe una gran demanda de esas casas tan extraordinarias no sólo por su atracción turística, también como alojamiento cómodo. De hecho algunas de las casas flotantes sirvieron como buques de carga en el pasado, lo que las convierte en instalaciones realmente únicas y pintorescas. Se puede decir que el número de viviendas de este tipo en los Países Bajos no supera las 10.000.  Alrededor de una cuarta parte de ellas se encuentran en Ámsterdam. El gobierno holandés tiene varias medidas de protección para estimular la conservación tradicional de los barcos anclados en el canal al objeto de dotar de cierta estructura ornamental a la ciudad.

Las casas flotantes – uno de los símbolos de la capital holandesa

Más sobre las casas flotantes:

Paseando por los canales de Ámsterdam se puede observar una gran variedad demoradas flotantes. Además, hay algunas casas a lo largo del río Amstel así como en la antigua zona portuaria. Algunas de estas casas fueron transformadas en albergues, mientras que otras se pueden alquilar como apartamento.

La elección de un alojamiento flotante ofrece muchas ventajas como, por ejemplo, maravillosas vistas y privacidad. Sólo estando a bordo te sentirás inmerso en el antiguo y verdadero ambiente de Ámsterdam. Normalmente, las casas flotantes son muy luminosas y espaciosas. Además, allí te sentirás como en casa porque no tiene nada que ver con un hotel, la sensación es casi indescriptible. Los aventureros estarán encantados con la idea de llevar a cabo esta experiencia tan inusual y con tantas oportunidades para disfrutar de unas vacaciones perfectas.

Casi todas las casas flotantes están muy bien equipadas, dotadas de todo lo necesario para una estancia maravillosa ofreciendo las posibilidades suficientes como para cocinar, ducharse (a veces bañarse en jacuzzi), ver varios canales de televisión o disfrutar de Wi-Fi de alta velocidad. No te preocupes por la calefacción, estas viviendas están equipadas con un sistema especial para que el frío quede completamente aislado y neutralizado. Como curiosidad, decir que todas las casas flotantes tienen una entrada privada y un lugar para tomar el sol.

El tema romántico es otra de las ventajas de este tipo de viviendas tan especiales. Imagínate unas vacaciones con tu  pareja despertando por la luz solar reflejada en el canal y durmiendo con los sonidos del chapoteo del agua.

Las casas flotantes de distintos tipos

En fin, el confort, la comodidad y la privacidad son algunas de las ventajas que te esperan si alquilas una casa flotante. Nosotros, en aBoatTime, estamos convencidos de que la navegación puede ser transformada en un estilo de vida y disfrutar así, cada día de lo que más te gusta, estar a bordo y sentir la libertad. A nosotros nos encantó esa experiencia, algo que sin duda vale la pena probar.