Al este de Puerto Rico y rodeadas por el Mar del caribe, se encuentran las paradisíacas Islas Vírgenes Británicas.

El archipiélago al completo está compuesto por unas cuarenta islas pero sus zonas más habitadas son Tórtola, Virgen Gorda, Anegada y Jost Van Dyke.

Descubiertas en 1493 por el mismísimo Cristóbal Colón durante su segundo viaje a América, fueron colonia del Imperio español durante el siglo XVI. Los holandeses se asentaron también pero en la isla de Tórtola pero no fue hasta 1672 cuando las islas fueron conquistadas por los británicos. Lugar de cultivo de caña de azúcar y aguas cristalinas, este territorio de ultramar, ofrece una temperatura estupenda y cálida durante todo el año. Sus máximas ascienden de media hasta los 29º y sus mínimas, no descienden de los 21, 5º. Vemos por tanto, que las Islas Vírgenes Británicas, son el lugar idóneo para navegar durante el invierno.

La capital de estas islas es Road Town y el idioma oficial por supuesto el inglés, aunque se habla español por los puertoriqueños y dominicanos que habitan en las islas. Una de las ventajas de viajar a estas islas, es que la moneda es el dólar americano, por lo cual, realizar compras es más sencillo para los europeos. Siempre se recomienda comprar algún licor caribeño de frutas, objetos artesanales de la zona y bisutería hecha con perlas o conchas.

Lo que más destaca de las Islas Vírgenes Británicas, son por supuesto sus paradisíacas playas, sus palmeras de color verde intenso, sus bahías solitarias y sus aguas cristalinas llenas de arena blanca y peces tropicales. Sus inmensas rocas, decoran las calas como si de carteles se tratasen. Un cartel con la palabra paraíso escrita, que podrás visualizar cuando amarres tu barco en cualquiera de ellas.

La gastronomía caribeña también es otra de las cosas que no te puedes perder. Sus pescados, mariscos y platos con especias picantes, son el “must eat” de la islas. Si te encantan las frutas tropicales, no te pierdas el mango, la piña y el coco, tanto en una pieza como troceado en un cóctel. Los hongos son el alimento básico de todas las Islas Vírgenes, a pesar de haber una rica actividad de pesca y por supuesto mucha importación.

Durante tus vacaciones navegando por estas islas, podrás realizar todos los deportes acuáticos que quieras como por ejemplo buceo, snorkel o esquí acuático. Sus aguas esconden las grandes maravillas del océano Atlántico, fundido con el cálido caribe: corales, peces de colores, tortugas, mantas raya, tiburones y delfines. Si decides alquilar un velero durante el invierno, podrás incluso ver ballenas jorobadas ya que acuden a la zona del estrecho de Drake para aparearse en esas fechas. Si deseas probar el buceo o ya eres un gran aficionado, no te puedes perder hacerlo en estas aguas.

Te recomendamos algunos lugares:

  1. Las playas de la isla de Tórtola: se recomienda navegar al norte de la isla y disfrutar de las mágicas bahías de Apple Bay y Brewers Bay.
  2. La piscina natural de la isla de Virgen Gorda: una piscina natural que se encuentra ahí, formada por rocas y agua salada.
  3. La diminuta isla de Saba Rock: localizada al norte de Virgen Gorda, es un puñado de arena sobre el mar ya que tan solo hay una casa y un pub. Es un buen lugar para hacer submarinismo o disfrutar de la verdadera tranquilidad caribeña.
  4. Sandy Bay: esta solitaria isla es muy conocida por locales y turistas por su paraje natural, perfecto para disfrutar con niños, amigos o en pareja.
  5. El buceo y el snorkel: la zona de inmersión más famosa del caribe, es Peter Island. Los restos del barco Rhône, siguen sumergidos desde el huracán que lo hizo naufragar en 1867.
Catamaran in the Caribbean

Catamarán en el Caribe

Ya que todas sus islas son maravillosas, tan solo depende de ti y de los gustos de los demás tripulantes, elegir dónde amarrar para pasar un tranquilo día en la playa o dormir en una cala paradisíaca, alquilando un yate en las Islas Vírgenes Británicas.

Hay por supuesto hoteles de lujo que incluyen todo tipo de servicios, si prefieres no pasar la noche en tu yate, velero o catamarán…pero deberías aprovechar la ocasión para sacar el máximo partido a tus vacaciones en el paraíso. Despertare cada día en un lugar diferente de las Islas Vírgenes Británicas y desayunar con vistas privilegiadas, es todo un lujo.