Las ventajas de alquilar un barco frente a comprarlo son muchas. Sin embargo, para saber qué opción se adapta mejor a tus necesidades hemos analizado distintos factores para ayudarte a elegir. Algunos de los elementos a tener en cuenta son el dinero que estás dispuesto a gastarte en tu afición a la navegación y el tiempo libre del que dispongas. Aunque en última instancia la elección siempre depende del estilo de vida particular que lleve cada uno, a nivel general, estos son los factores a tener en cuenta:

Vacaciones a bordo de un velero para descubrir nuevas tierras...

Vacaciones a bordo de un velero para descubrir nuevas tierras…

¿Qué sale más barato a largo plazo?

Alquilar un yate

Normalmente un yate se puede aprovechar una media de entre dos y cuatro semanas al año, teniendo en cuenta que esta es la duración media de las vacaciones anuales de la mayoría de personas. Aunque existen algunas excepciones a esta regla, pocas personas disponen del tiempo libre suficiente como para navegar en suma más de un mes entero al año. En cuanto al precio que supone alquilar un yate, en términos generales el precio semanal de un velero es de alrededor de unos 2.000€. El total de cuatro semanas anuales serían, por lo tanto, 8000€. En el caso de no poseer licencia de patrón o no verte del todo seguro navegando sólo, éste se puede contratar a la vez que el yate sin tener que preocuparte por nada. Además, extras como el disponer de un cocinero a bordo, que te sirvan cócteles u organicen actividades acuáticas se pueden reservar sin ningún trabajo extra por tu parte con el alquiler del barco. Para saber más sobre el chárter náutico, te recomendamos leer la información general disponible en este apartado de nuestra web.

Comprar un yate

Si te planteas comprar en barco, hay que tener en cuenta factores más allá del precio de compra. Un velero nuevo y moderno cuesta alrededor de unos 70.000€, a lo que hay que sumarle un buen amarre en el puerto, la inspección técnica periódica y el mantenimiento, así como algunos trámites legales y procedimientos portuarios. Sí aun así te lo puedes permitir y deseas invertir en tu propio yate, ten en cuenta si la inversión merece la pena con respecto a las semanas al año en las que podrás disfrutar de él. En muchas ocasiones los propietarios de barcos acaban vendiéndolos pocos años después de la compra por no poder hacerse cargo del mantenimiento y el resto de gastos que supone.

Un viaje relajante con la familia...

Un viaje relajante con la familia…

La libertad de navegación y elección de barco

Si alquilas un barco puedes comenzar tu ruta en cualquier destino que elijas. Ya sea en las Islas Baleares o las Islas Griegas, la costa del mar Adriático o un destino exótico como Tailandia o el Caribe, cada año puedes elegir un nuevo destino sin tener que gastarte una fortuna en el amarre. Además, tendrás la ventaja de terminar la ruta de tu viaje en un lugar distinto al que comenzaste la navegación.

Por otro lado, cada vez que te apetezca salir a alta mar puedes elegir un yate de alquiler distinto. Puedes probar un modelo más grande o pequeño o cambiar de tipo de barco según tus necesidades. Por ejemplo, para una excursión de uno o dos días puedes coger una motora para llegar de forma rápida a las playas más bonitas o a tu próximo destino; para hacer una ruta larga los veleros son la mejor opción y si viajas con un grupo de personas muy grande los catamaranes o las goletas son la mejor opción. Ten en cuenta que si compras un barco éste no podrá disponer de más camarotes si amigos o familiares quieren unirse a tu viaje.

La libertad absoluta y armonía ...

La libertad absoluta y armonía …

Precio de amortización

De acuerdo con el principio económico básico, el precio decrece con el tiempo. Esto significa que si compras un barco a un precio decente, tendrás que venderlo con un descuento enorme en pocos años. Existen criterios diferentes para determinar con más precisión la devaluación debido al tiempo de explotación, el estado general y los aspectos técnicos. Pero por regla general, estamos convencidos de que las ventajas de alquilar un barco son muchas más que las de comprarlo!

La compra de un barco es una inversión de dinero muy grande, y es necesario que tener en cuenta varios factores a la hora de tomar dicha decisión. Los costes de mantenimiento de una embarcación, añadidos a los del amarre y sumados a impuestos, entre otras cosas, pueden aumentar los costes finales que deben ser abonados al mes para mantener un barco. Teniendo en cuenta que no se suele salir a navegar durante todo el año, sino que se suele hacerlo durante los meses de verano, cabe pensar que compensa más alquilar una embarcación de la elección del cliente durante el periodo vacacional para así ahorrarse el coste del mantenimiento del barco en los meses que no se navega, ya que mantener un barco sin utilizarlo resulta una pérdida de dinero. Asimismo, alquilando un barco es posible  elegir entre una gran variedad de barcos, desde semirrígidas  hasta grandes goletas, pasando por veleros y motoras en el lugar que el cliente desee.
Por otro lado, si se tiene un barco en propiedad, resulta muy caro transportarlo por todos los puertos donde se quiera navegar, mientras que si se alquila una embarcación es posible navegar en lugares impresionantes desde Phuket, en Tailandia, hasta Sibenik, en Croacia, pasando por lugares como Córcega, Estocolmo o las Islas Vírgenes Británicas, a unos precios más baratos que el alojamiento en un hotel, y muy inferiores a los resultantes del transporte de nuestro barco a dichos lugares. ¡Cada viaje en barco puede ser una nueva aventura en la que se puede elegir el tipo de embarcación deseada y el destino a descubrir! En definitiva, las ventajas de alquilar un barco son muchas más que las de comprarlo.

Aún no estas convencido? Echa un vistazo a la página web de aBoatTime e infórmate sobre las ventajas y posibilidades que tiene el alquiler de barcos.