El diseño de embarcaciones a vela no es una tarea fácil, ya que un diseñador debe tener en cuenta muchas variables para ofrecer embarcaciones 100% seguras sin perder ni un ápice de confort y maniobrabilidad.

Para informarnos un poco más sobre el mundo del diseño, aBoatTime ha entrevistado a uno de los arquitectos navales más importantes del panorama internacional. Alex Simonis, de origen holandés, es director de la firma Simonis & Voogd, autora de barcos como el Dehler 44, Dehler 60 o el Max Fun 35. Actualmente es el encargado del cambio de imagen de la marca Delphia, y lo fue también del gabinete de diseño del Team Shosholoza para la America´s Cup, sin duda uno de los retos más apasionantes para cualquier diseñador.

¿Cuáles fueron tus inicios?

Desde muy joven empecé a navegar en Holanda, allí estudié arquitectura naval pero fue en Ciudad del Cabo donde encontré trabajo, ya que había un astillero que necesitaba un diseñador y empezamos con reparaciones de barcos de aluminio de la antigua Withbread. Mi primer diseño fue un 53 pies de aluminio, tras esto en 1985 diseñamos un 42 pies de composite y más adelante nos centramos en los multicascos, ya que yo navegue mucho en ellos.

Actualmente vives en Sudáfrica,  ¿qué ventajas ves en su industria náutica?

Si nos centramos en Ciudad del Cabo, podemos encontrarnos en menos de 20 kilómetros a la redonda con astilleros de barcos, velerías, fábricas de mástiles tanto de aluminio como de carbono… Aquí la industria náutica es realmente flexible y ofrece un producto realmente competitivo, ya que cada barco puede tener lo que realmente necesita en un periodo de tiempo muy corto, algo que es realmente importante para crear correctamente un barco, ya que tienes a todos los proveedores a mano y puedes hablar un día con unos, navegar, y otro día volver a hacer retoques del material.

¿Cuál es tu gran reto?

Sin duda la America´s Cup es un gran reto, es el top mundial en cuanto a diseño. En esta profesión están los diseñadores de barcos y los diseñadores de America´s Cup. Esta regata es el único espacio para investigar y desarrollar un barco en cuanto a diseño.

¿Y tu diseño preferido?

Mi barco preferido fue el maxi de 70 pies BroomStick que batió el record de la regata Cape Town-Rio. También tuve grandes diseños como el 90 pies Nicorette que ganó la Sidney-Hobart.

¿Qué barcos te gusta más diseñar?

Sin duda los más rápidos. Hasta hace poco tiempo diseñamos barcos realmente rápidos para Dehler como el Dehler 44 o el 60. Me gusta que mis barcos estén delante en las regatas. También me gustan los barcos diferentes, cuanto más diferente más me gustan, como los monocascos con dos timones.

¿Cuáles son tus proyectos más inmediatos?

Actualmente estoy trabajando en el diseño de los barcos de la marca sudafricana Pacer Yachts como el 376 o el 42, además estamos preparando una nueva gama para la marca Delphia, un proyecto muy apasionante y que necesita mucho tiempo, ya que una gama entera conlleva diseñar barcos de esloras muy diferentes. Tampoco he perdido contacto con Dehler y por tanto escucharé a la firma alemana.

¿Qué factores tienes en cuenta a la hora de diseñar un barco de chárter?

Un chárter debe ser un barco confortable, que ofrezca 100% de seguridad y que pueda acoger muchas personas a bordo. También deben tener muy optimizados los depósitos tanto de agua como de combustible. Por último la maniobrabilidad debe ser óptima, ya que no van a estar patroneados en muchos casos por profesionales.