Esta soleada mañana de julio nos hemos despertado con una fantástica noticia: hemos sido seleccionados como una de las 100 startups finalistas del South Summit 2016. Aunque son muchas las razones para estar contentos en un día como hoy, creemos poder destacar tres motivos principales:

  1. La estadística como razón de peso: Siempre es meritorio llegar a la fase final de cualquier competición o concurso, pero aún lo es más cuando en esta edición 2016 han participado alrededor de 3.000 start-ups, lo que quiere decir que aBoatTime forma parte de ese reducido 2,5% que conforman la lista de ganadores. Queremos aprovechar este momento para felicitar a las demás startups finalistas, así como al resto empresas participantes, al jurado y a la increíble organización de esta edición del South Summit.
  2. El origen del reconocimiento: No es exagerado decir que, a día de hoy, el South Summit es una de las conferencias de startups más importantes de Europa. Fundada en 2012 por María Benjumea con el noble propósito de reunir anualmente el mejor talento empresarial del sur de Europa y América Latina y ponerlo en contacto con clientes e inversores, la influencia internacional del South Summit no ha dejado de crecer de nivel año tras año. Las cifras hablan por sí solas: el año pasado, en la convocatoria de 2015, se inscribieron más de 1800 empresas, habiendo recibido los cien finalistas de la edición anterior más de 500 millones de euros en rondas de inversión hasta la fecha.
  3. Sin embargo, lo que más nos enorgullece de esta nominación es que supone uno de los mejores reconocimientos a la meteórica trayectoria de esta empresa. Desde que fuera fundada en 2010 (parece que fue ayer), aBoatTime no ha dejado de crecer, siempre con la ilusión y la humildad de saber que el camino es y seguirá siendo difícil. Hemos sufrido decepciones, altibajos, traspiés, pero siempre hemos sabido mirar hacia delante, ¡viento en popa a toda vela!

Ahora y siempre, desde aBoatTime, queremos dar las gracias a todos aquellos que han hecho posible que hoy estemos donde estamos.