Despertarte por la mañana con el susurro del mar, tener la puerta de tu casa al pie de la orilla y disfrutar de las vistas más impactantes del crepúsculo en el mar desde la ventana, son algunos de los placeres que se reservan a los propietarios de las casas flotantes, también llamadas casas-barco. Este fenómeno que se ha puesto de moda en los canales de Ámsterdam ha llegado a España y pretende instaurarse en nuestra costa levantina.

Las casas flotantes son construcciones de madera y de elementos impermeables que flotan sobre el agua y que se encuentran amarradas a un puerto. Se miden por metros de eslora y de manga y algunas también incluyen un motor con el que desplazarse, como ocurre en cualquier otro barco a motor.

Homeaboard es la primera empresa española dedicada al diseño y a la venta de casas flotantes a pie de la orilla. El primer modelo de casa- barco tiene 15 metros de eslora y 5 metros de manga, capacidad para 8 personas y se ha instalado en el Puerto de Torrevieja.

Sus creadores David Checa y Alejandro Pérez-Ojeda han presentado el modelo piloto en el puerto de Torrevieja recientemente, con la intención de que sea solo el primero de una modalidad estandarizada de casas más baratas y sostenibles. Si deseas experimentar cómo es vivir en una casa barco, prueba primero el alquiler de barcos en Torrevieja y hazte una idea de lo que sería vivir en un cómodo barco a la orilla del mar Mediterráneo.

Tradicionalmente, este tipo de viviendas proliferaron en Ámsterdam y otras ciudades cruzadas por canales, en los que la oferta del suelo es escasa y la demanda exigía viviendas nuevas. Otras ciudades como Queensland, en Australia, también hicieron las pruebas piloto para constituirse como las primeras ciudades flotantes del mundo.

Casa barco flotante en Alicante Homeaboard

Interior de la casa barco en Alicante

No obstante, el sueño no fue tan ambicioso y principalmente se han mantenido como atractivo turístico, tal y como sucede en el famoso barrio de las casas barco de Ámsterdam. En España la situación del suelo es radicalmente opuesta, y la empresa busca precisamente dar salida a un exceso de superficie de amarre en el Puerto de Torrevieja.

Nuevas viviendas flotantes en Torrevieja

La construcción del puerto de Torrevieja atendió, como en el resto del país, a una previsión de compra o alquiler demasiado ambiciosa y hoy por hoy, el puerto no logra ocupar más del 50% de los amarres.

Al mismo tiempo que se ofrece una salida a esta superficie, Homeaboard daría respuesta a una amplia demanda de usuarios que no pueden permitirse un alquiler estándar y que accederían a un alquiler anual de 4.000 euros o una compra de 100.000 euros, una cantidad irrisoria en comparación con las viviendas del pueblo y que podría permitir que muchas familias optasen por una casa- barco para vivir.

Las ventajas son innumerables, además del precio, las vistas de la casa son de los más impactantes. Además, la zona de viviendas de la misma categoría y la seguridad y vigilancia estrictas del pueblo convertirían el barrio en una excelente zona para vivir.

El espacio interior está diseñado con el fin de aprovechar los escasos 40 metros cuadrados de la vivienda y acondicionarlo a la vida diaria. La vivienda cuenta con varios espacios de almacenamiento, dos o tres camarotes, un baño con ducha y agua caliente y una cocina y comedor con zona de descanso. Además, está iluminada gracias a varias ventanas.

Viviendas sostenibles

Otro punto a su favor es que estas viviendas son sostenibles y no dejan huellas o residuos sobre el paisaje marítimo. Además, están construidas con materiales sostenibles de alta calidad, diseñados para proteger el medioambiente durante la construcción.

Si te ha gustado el concepto pero buscas algo un poco más lujoso, también tienes casas-yates desde los 600.000 euros. Si te conformas con vivir esta experiencia solo en vacaciones, prueba el alquiler de barcos en alguno de los destinos que aBoatTime te ofrece. Seguro que repetirás.